Hilma Af Klint, madre creadora de la abstracción

La artista sueca Hilma Af Klint rompió con la figuración tras exponer su concepto metafísico, el cual se encuentra más allá de la verdad física, sus planetas desconocidos. Después de una larga espera en el olvido, por fin su trabajo ha sido valorado en nuestro panorama actual.

En 1944, a los 81 años, la pintora sueca Hilma af Klint estipuló estrictamente para su testamento que sus 1.200 pinturas y dibujos, junto con 15.000 bloques de notas y bocetos que ella había pintado desde muy joven, fueran guardados en un completo inventario durante 20 años.

Para este tipo de aislamiento existía una buena razón: ella estaba convencida de que sus contemporáneos no estaban preparados para contemplar y valorar su trabajo.

A partir de los 18 años de edad, Hilma sufre un grave shock psicótico después de la muerte de su hermana pequeña. Esto sin duda influyo en ella, ya que en sus blogs de notas nos confirma la conexión existente de su portfolio entre la vida  después de la muerte, donde es capaz de recibir mensajes y revelaciones místicas.

hilma af klint

Del olvido a la transparencia

Como su principal descendiente, el sobrino de Hilma obedece los deseos de su tía, almacenó todas las pinturas en Estocolmo y, con el paso de las generaciones, quedaron completamente olvidadas. Hilma se convirtió así, en una de las artistas secretas más importantes de la historia.

Cuando llegó la década de los ochenta, las pinturas de Hilma Af Klint salieron a la luz.

Con la aparición de esta pintora sueca es necesario hacer una revisión y modificación exhaustiva de las crónicas narradas en la historia del arte, ya que se ha podido demostrar que Hilma había desarrollado en sus pinturas la abstracción antes que  sus congéneres: Mondrian, Malevich y, por supuesto, al propio Kandinsky, considerado como el padre fundador en este movimiento estético.

Abriendo la caja de pandora

¿Qué sabemos realmente de Hilma Af Klint?

Lo que podemos saber sobre Hilma es que se graduó en la Real Academia de Bellas Artes de Estocolmo en el año 1887. Fué hija de un alto oficial militar en la Marina sueca, comenzó a pintar regularmente retratos y dibujos botánicos.

Después del choque nervioso que sufrió por la muerte de su hermana Martina, se alejó del método figurativo y se comprometió en la formación de los mundos invisibles, la creación de un desarrollo empírico sobre los elementos espirituales y la intención de transpasar los entendimientos de la propia materia física.

hilma af klint

Mística Hilma Af Klint

Hilma formó parte de un grupo esotérico junto con otras cuatro mujeres pintoras, dicho lo cuál, realizaban este tipo de sesiones semanalmente.

Durante estas prácticas, pintaban y elaboraban cuadros mediante el estado de trance y la semiconsciencia. Encontraban en su propia abstracción la conexión con otros seres de distintos planos astrales.

Sin embargo; estas sesiones, antecesoras del arte automático que los surrealistas practicaron varias décadas después, dieron a las demás artistas pánico y Hilma siguió pintando por su cuenta.

Pinturas del Templo

En 1905, la pintora recibió uno de los encargos más importantes de su vida. Una entidad llamada Amaliel la encargó pinturas para mostrar la celebración y la armonía de los mundos: materia y el Espíritu. La artista desarrolló para esta serie 193 proyectos sobre el bien y el mal, hombre y mujer, religión y ciencia…

Este portfolio estará basado en las dicotomías y enseñanzas del ocultista y científico austríaco Rudolf Steiner, inventor de la Medicina Antroposófica y su teoría de las ondas electromagnéticas, presenta representaciones simbólicas de elementos como conchas marinas, serpientes, lirios y cruces.

hilma af klint

En camino hacía la espera

Hilma jamás se casó ni tampoco tuvo descendencia directa. Siguió pintando, pero siempre aislada, con miedo y certeza de que no sería entendida. Después de su muerte, fueron guardados todos sus repertorios en un almacen de Estocolmo.

Deje su mensaje