«Literal» (21/6/2019)

literal


La imagen pictórica siempre niega el tiempo en sí misma.

John Berger

La galería sevillana Di Gallery muestra «Literal», un nuevo proyecto de carácter contemporáneo, del cuál, ha sido llevado a cabo por el artista Manuel M. Romero.

Mediante la inspiración de los grandes referentes modernos, desde John Berger hasta Michael Fried, Manuel M. Romero nos enmarca hacía su propia resistencia apasionada, donde «Literal» supondrá una nueva definición sobre el mismo tiempo.

Dicho espacio sevillano, inauguró la presentación el día veintiuno de junio del 2019. Esta galería suele plasmar en sus escaparates, obras de autores actuales que marcan una ruta hacia un carácter contemporáneo y conceptual.

«Literal» tratada como la resistencia al hiperconsumo actual

Actualmente, por las nuevas precisiones antropológicas, provocan procesos de globalización y de virtualización que imponen una nueva época basada en una figura universal que nos insta a la necesidad masiva del consumo. Esto hace cada vez más palpable la obsesión por novedades totalmente efímeras en nuestra sociedad.

Literal
Estudio de Manuel M. Romero

Nada permanece en este mundo.

Para Manuel M. Romero (Sevilla, 1993) influenciado por el contexto al que pertenece, construye y ejercita en su pintura, su propia resistencia ferviente ante esta existencia pasajera bajo el propio lema: «no hay tiempo que perder».

El tiempo formará parte de «Literal» como el lugar idóneo para perderse.

Manuel, desde su taller, se auto grava el oficio para la desaceleración del caótico ritmo que define nuestro presente. La recurrente toma de decisiones, pasará siempre por reflexiones refugiadas en la funcionalidad de la duda, entendida ésta como la repetición de eventualidades.

Sus dibujos y pinturas nos narran acerca de su propio acaecer y de las múltiples posibilidades de marcar un desglose temporal en su mismo proceso.

Memoria del propio azar a través del acto creativo

Esta maniobra dependerá sobre todo en la supervivencia de aquellas marcas o huellas que articulan la memoria del acto creativo: manchas imprevistas, soportes reutilizados, pliegues, etc.

Por la particular investigación del trabajo sobre André Breton, en «Literal» tramará una «pintura con notas a pie de página», donde la suerte y el propio azar, serán sometidos a la objetivación.

El lienzo o el papel ya no serán simples y cotidianos soportes para la representación de sus propósitos, sino las páginas donde Manuel M. Romero proyectará sus diferentes diálogos con la sustancia presentada en «Literal».

Dirección hacia la acción corporal

En esta dirección, asumen de especial relevancia los residuos materiales que deja el propio artista, los cuáles actuarán como índices de su propia acción corporal.

La pintura de Manuel M. Romero en «Literal» comprende de una gama de colores poco extensa. El elemento cromático más utilizado por el artista será el negro, cuyo espectro oscuro, entra en conflicto contra el propio soporte que sustenta la obra.

Reinvención y reencuentro ante su propia obra

Manuel, a través del refinamiento de sus ingredientes pictóricos, hace colocar en «Literal» un trabajo totalmente lejano a cualquier herramienta artística, es decir, no existe en su portfolio cualquier índice de atajos decorativos.

El orden de su composición contemporánea, se estructura mediante las manchas y los trazos que desarrolla Manuel M. Romero. Estas mismas huellas marcan en cada seña una profunda coherencia junto con cierta unidad formal.

Manuel dejará como legado en «Literal» una abstracción absolutamente sustancial, sin embargo, no se dejará someter por su propia jerarquía. Al contrario, Manuel M. Romero decide surcar un nuevo camino hacía el hallazgo del encuentro y el descubrimiento, incorporarse hacia lo insólito. Y es aquí, entre la tensión meditada y la improvisación donde podremos llegar a encontrar su más exquisito talento de su utilidad artística.

«Literal» formará parte de la galería sevillana desde el veintiuno de junio, hasta el veintinueve de julio del 2019.

Deje su mensaje