El misterio de «TERRENAL»

En el teatro Abadía de Madrid ha sido representada en el mes de octubre la obra «Terrenal. Misterio Ácrata», escrita y dirigida por el director dramaturgo argentino Mauricio Kartun.

Misterio ácrata

Desde su debut en 1973 con la representación de su obra llamada «Civilización… ¿o barbarie?», el director Mauricio Kartun se ha labrado una carrera marcada por el deber con esta década y la política de su nación. De esta forma echa raices en la mitología tradicional para la acción de su escritura.

Estas dos mismas características se reflejan en su obra denominada «Terrenal», cuya  relectura bíblica de Caín y Abel se transfroma en un conflicto de origen patronal, haciendo imperceptible la disidencia fraternal. Además forman ese acento criollo tan singular y marcado para estos personajes.

En su libreto, Caín representa a un productor celoso de sus bienes y Abel es un trabajador feliz de su independencia. Los dos relatan refranes argentinos mientras esperan a que se muestre su abuelo, un ente burlón que se transforma durante la obra.

Las secuelas de abrazar ese capitalismo salvaje o el ecosocialismo como modelos organizativos de la vida civilizada de estas figuras, estallarán en un final que no dejará indiferente al público visitante.

El clímax es todavía más sorprendente por el tono cómico, ya que su cercano método al slapstick y al teatro de variedades, nos recuerdan tanto a los interpretes de «Aguardando a Godot» como al «Dúo cómico» compuesto por Stan LaurelOliver Hardy.

Desde su estreno en 2014 en el Teatro del Pueblo de Buenos Aires, «Terrenal» se convirtió en uno de los fenómenos más superiores de la escena sin dependencia de la siempre efervescente cartelera bonaerense.

«Terrenal» ha completado su sexta temporada consecutiva en Buenos Aires completando el aforo de toda la sala. Acumula cerca de 800 funciones e incluso más de 80.000 espectadores. Participó en 18 festivales de todo el mundo y ganó 25 premios en todas sus categorías. Crítica y público han aplaudido esta tragicomedia.

Interpretada por los veteranos Claudio Proporciona PassanoClaudio Martínez Bel y Rafael Bruza, el respetado periódico La Nación destacaba en su crítica la virtuosa creación de sus intérpretes. “Los tres logran, desde el cuerpo, llevar a cabo trascender este texto con una claridad evidente. En la forma de decir, en el mínimo gesto, siempre hay un guiño al espectador. Y ese guiño se transforma en una llamada de atención que va a encontrar muchas resonancias en el momento de pensarnos como pobladores de una desolada Argentina”.

terrenal
TERRENAL. PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA © Mauricio Kartun. Teatro Abadía de Madrid

Mauricio Kartun, director dramaturgo

Como director y maestro desde 1973, Maurico Kartun escribió cerca de 30 proyectos teatrales.

«Chau Misterix», «La casita de los viejos», «Pericones», «Sacco y Vanzetti», «El partener», «Desde la lona y ágil Nocturno», «Aire de foxtrot» son algunas de sus primeras producciones.

Como director, hizo los montajes de «La Madonnita» y «El pequeño Argentino» , estrenados los dos en el Teatro General San Martín de la Localidad de Buenos Aires. En la temporada 2009 estrenó en el Teatro del Pueblo Ala de criados; en 2011, «Salomé de chacra»; y, en 2014, su más reciente producción, «Terrenal«.

Este secreto ácrata, fue galardonada con el Premio de la Crítica al mejor libro argentino de la construcción literaria de 2014 en la 41ª Feria internacional del Libro de Buenos Aires. Sus piezas y montajes fueron premiados con los más destacables de su país: Primer Premio Nacional de Literatura Dramática, Primer Premio Municipal de Teatro, Konex de Platino, Enorme Premio de Honor Argentores, Fondo Nacional de las Artes, Teatro del Mundo, Premio Perfil a el intelecto, Podestá, Léonidas Barletta, Clarín Espectáculos, María Guerrero, Teatro XXI, Pepino el 88, Florencio Sánchez, Trinidad Guevara y el ACE de Oro, el más alto galardón de la Organización de Cronistas del Espectáculo.

En las ediciones 1999, 2001 y 2003, Kartun fue además curador del Festival internacional de Buenos Aires. Constructor de la Carrera de Dramaturgia de la E.M.A.D., Escuela Metropolitana de Arte Dramático de la Localidad de Buenos Aires, en la actualidad es responsable de su Cátedra de Taller y de su Sincronización Pedagógica. Es docente de la Facultad Nacional del Centro, en cuya Facultad de Arte es titular de las cátedras de Creación Colectiva y Dramaturgia. Fue titular además de la materia de Escritura Teatral en la Carrera de Promoción Teatral de la Facultad de las Mamás de Plaza de Mayo.

Y dictó la materia Dramaturgia para títeres y elementos en la Escuela de Titiriteros del Teatro Gral. San Martín. Kartun ha continuado sin descanso su actividad pedagógica no solo en Argentina, sino también en todo el mundo.

terrenal
TERRENAL. PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA © Mauricio Kartun. Teatro Abadía de Madrid

Terrenal, mito de Caín y Abel

Kartun escogió a Caín y Abel como referentes en su obra debido a que fueron la metáfora perfecta para el combate entre los dos arquetipos del sedentario y el nómada.

Entre el mito y la identidad patriotica, entre la causa y la emoción, Kartun redacta en sus libretos estos mismos acontecimientos bíblicos mediante una crítica al capitalismo.

En esta representación, Caín es a un pujante envidioso y egoista de sus caudales y Abel es una persona sencilla y feliz. Los dos mediante la narracion de refranes argentinos esperan a su abuelo Tatita, cuya figura hace referencia a Dios, que se mostrará siempre ausente.

La tensión entre los dos hermanos, que son practicamente opuestos del uno con el otro, constituye la composición misma de la obra: el conflicto. La dialéctica existente entre los personajes alude a la pelea de clases.

terrenal
TERRENAL. PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA © Mauricio Kartun. Teatro Abadía de Madrid

Teatro circense aclamado por la crítica argentina

En Terrenal, los actores se valen de arquetipos, de elementos circenses que tienen la posibilidad de arrimarse a un varieté. Tatita, el Dios padre, se asocia al payaso blanco, porque representa las leyes de todo el universo, el orden; es autoritario y malicioso. 

Kartun eligió un Dios panzón, apasionado del vino, de la fiesta y de la siesta.

Caín representaría al payaso bobo, de primordial consideración para que la destrucción se desencadene en la obra. Abel es quien está más próximo a un clown por su maquillaje y expresiones faciales. Su caracterización podría responder a la de un Pierrot, personaje de «la commedia dell’arte italiana», que representa la melancolía persistente por la sepa del padre.

En distintos medios de prensa argentinos como la Nación, fueron conmovidos por esta representación poética. Han catalogado a esta obra como: “una síntesis dramatúrgica-directorial de teatrista o artista del teatro” y “La obra más original y incitante que vieron ya hace un largo tiempo.”

terrenal
TERRENAL. PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA © Mauricio Kartun. Teatro Abadía de Madrid

Deje su mensaje